Cómo sentir que eres suficiente para vivir la vida que mereces

Te mereces esto y más. 

A pesar de ser personas espiritualmente conscientes y con mucha práctica, este es el mensaje que constantemente le doy a mis clientes en sesiones de desarrollo espiritual y de sanación. ¡Los sorprende!

Los sorprende porque no están conscientes de la profundidad de lo que realmente los frena hasta que empiezan a verlo a través de mi guía y su propio trabajo duro.

¿Y qué los frena?

El sentimiento de que no son lo suficientemente buenos, lo que significa que no viven la vida que se merecen.

Los limita tanto. Limita sus relaciones íntimas, limita el éxito en sus carreras y limita su progreso en el camino del autodesarrollo y crecimiento espiritual.

Entonces, ¿cómo nos sentimos suficientes para vivir la vida que merecemos?

Si tan sólo por un momento, haz una pausa, cierra los ojos y piensa sobre esta pregunta. Lo que surja te ayudará a determinar tu tendencia natural en la forma en que abordas esta pregunta.

¿Qué es lo que encuentras?

La tendencia de las personas estará basada ya sea en una perspectiva de autocuidado o en un punto de vista más profundo basado en la no dualidad. En la perspectiva del autocuidado el enfoque será en mejorar la salud del cuerpo o mejorar tus creencias conscientes, mientras que en el punto de vista de la no dualidad el enfoque será desafiar la identificación con el sentido de “yo” que perpetúa todas las creencias de no ser lo suficientemente bueno.

Para sentirse lo suficientemente bueno, la respuesta no es una sola perspectiva, sino más bien una integración delicada y sutil del autocuidado y la no dualidad que juntos crean una persona que en lo profundo se siente lo suficientemente buena.

En la perspectiva del autocuidado nos cuidamos mejor. Lo primero es realmente cuidar el cuerpo a través de una buena dieta, pasar tiempo en la naturaleza y ejercitarse adecuadamente. Esto ayuda al cuerpo a sentirse bien. Por consecuencia, esto nos ayudará a sentirnos mejor en nuestras emociones, mente y espíritu porque un cuerpo saludable está directamente conectado a todos los factores que nos dan un sentido de cuán bien nos sentimos en general.

Para apoyar el cuidado de nuestros cuerpos también podemos trabajar directamente en nuestras creencias conscientes. Esto puede hacerse a través de afirmaciones positivas tales como “merezco abundancia” y prácticas de gratitud las cuales conllevan a un cambio en nuestras creencias conscientes más profundas sobre nosotros mismos y mejoran nuestro bienestar.

¿Una buena salud y las afirmaciones positivas son suficientes para cultivar un sentido de mérito?

¿Será que tener buena salud y una mentalidad positiva son suficientes para hacerte sentir lo suficientemente digno? ¡No!

Miro muchos clientes que trabajan duro para sentirse bien con los métodos que he descrito pero que todavía no parecen atraer la vida y la vibración positiva que merecen. Esto es porque no están buscando los problemas subyacentes del “ego verdadero.”

Es que verás, el ego no es estar solamente lleno de arrogancia, pensando que eres grandioso y que eres la persona con la voz más fuerte en el cuarto. A veces es obvio y con frecuencia es un sentido muy sutil de ser al que todos nos aferramos.

La creencia que respalda todos nuestros sentimientos de no ser lo suficientemente buenos es la creencia de que somos individuos separados. Esta creencia está tan profundamente arraigada en la conciencia que se necesita de mucho trabajo de autoindagación para empezar a deshacernos de esta ilusión y llegar a un lugar donde nos sentiremos lo suficientemente buenos. Este es el lugar que llamo la “zona cero.” Cuando llegas a este lugar a través de la autoindagación, la lucha de tratar de ser lo suficientemente bueno se detiene completamente porque el mismo principio de aspiración es falso.

Es que verás, el ego no es estar solamente lleno de arrogancia, pensando que eres grandioso y que eres la persona con la voz más fuerte en el cuarto. A veces es obvio y con frecuencia es un sentido muy sutil de ser al que todos nos aferramos.

¿Cómo podemos practicar apreciarnos?

Con frecuencia todo este trabajo de mejorar la salud del cuerpo y nuestro sistema de creencias conscientes viene de un sentimiento de que no somos lo suficientemente buenos, aunque sea sutil. A veces es posible que las prácticas para mejorar nuestros niveles de autocuidado vengan de un lugar sereno y práctico mientras que otras veces pueda venir de una lugar donde tratamos de esconder la vergüenza de no sentirnos lo suficientemente buenos.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

Promuevo la implementación de ambas perspectivas para obtener mejores resultados y sentirse suficiente ya que la tentación de la “no dualidad”, del “no ego” y de “no tener necesidades” es de encontrar nuevas creencias para esconderse y no implementar técnicas adecuadas de autocuidado. Lo que se necesita es aprecio pleno de tu humanidad. Necesitas aplicar el estado de la “zona cero” en todos los aspectos de tu vida (el cuerpo, los pensamientos conscientes, las emociones, etc) y todavía seguir trabajando en estos aspectos con un autocuidado adecuado.

¿Y cuál es la mejor práctica para todo este trabajo?

Lo adivinaste… ¡La meditación!! 🙏

La práctica más flexible y transformadora que cualquier ser humano podría hacer. Por un lado, puedes usarla para entrar en contacto con la “zona cero” a través de técnicas avanzadas que lentamente disuelven el sentimiento de ser una entidad separada que no se siente lo suficientemente buena, y por otra parte, puedes usarla para mejorar la manera en que tratas tu cuerpo y usarla como visualización o mantra para cambiar creencias conscientes profundas.

¡Que práctica maravillosa tan dinámica y flexible!

Con mucha práctica en la meditación y práctica aplicada en la vida normal, la integración de ambas perspectivas empezarán a fluir naturalmente y empezarás a verdaderamente vivir la vida que tu potencial increíble merece; todo desde un lugar donde te sientes profundamente bien.

Con amor,

Jack

Jack Childs, Maestro de Meditación

www.jackchilds.org

Traducido por: Ruth Obando

Deja un comentario