La conciencia plena & el Capitalismo

Escritor: Escritor Invitado

Traductora: Ruth Obando

“El capitalismo eventualmente corromperá todo este movimiento de bienestar, incluyendo la meditación. No tenemos otro remedio que convertirlo en nada más que otro producto consumible.”

Esto fue lo que una amiga me dijo cuando le conté que había decidido intentar la meditación. Generalmente soy una persona muy ansiosa especialmente en cuanto a mi trabajo. Cuando sea que estoy en el trabajo o haciendo algo relacionado al trabajo, estoy en un estado de mente nervioso y tenso; he ahí mi deseo de probar la meditación. Esto fue hace unos cuantos años; y aunque la meditación y la conciencia plena todavía no se habían convertido en la gran tendencia que lo son ahora, habían empezado a recibir más y más atención. Ese día me burlé de mi amiga un poco, llamándola escéptica, pero últimamente, al mirar el mundo en el cual vivimos, me pregunto si tal vez tiene razón.

La Conciencia Plena & El Capitalismo

Para darte un poco de contexto, intenté la meditación durante la época que tuve esta conversación con mi amiga Emily. Fallé miserablemente. Decidí que todavía no estaba lista para meditar y que lo intentaría de nuevo cuando lo estuviera. Muchos años pasaron antes de que volviera a intentar la meditación y durante esos años, observé cómo la meditación y la conciencia plena empezaron a volverse populares.

De hecho, era todo el movimiento de bienestar que estaba convirtiéndose en algo popular: la comida cruda, spirulina, la alimentación consciente, el sexo consciente, etc. En un abrir y cerrar de ojos, ¡este concepto maravilloso estaba rápidamente convirtiéndose en una industria! Aplicaciones de meditación y conciencia plena, centros y retiros de meditación, libros sobre la meditación, sitios web, DVDs, programas para empleadores…donde fuera que miraba, había meditación, meditación y más meditación.

“Estás exagerando,” me dije a mí misma, “acaso no es algo bueno que las personas estén haciendo algo que les sea beneficioso. Probablemente sólo estás pensando de esa forma a causa de lo que Emily dijo.” ¿Pero era realmente así? Había sólo una forma para responder esta pregunta. Así que empecé a indagar sitio tras sitio, leyendo lo que varios expertos y periodistas tenían que decir al respecto. Rápidamente miré que Emily tenía razón. Lo que debía ser un viaje personal para la salud individual de uno mismo rápidamente se había convertido en un mercado lucrativo y explotable. Un mercado que estaba valorado a $1.2 billones en el año 2017.

Un Diamante en Bruto

Darme cuenta que Emily tenía razón fue un poco inquietante. También fue un alivio porque eso significaba que finalmente podía dejar de sentirme culpable por no poder empezar a meditar. No fue que había fallado, me dije, simplemente no había caído en la trampa de la conciencia plena.

Un par de semanas después, Emily y yo nos vimos para beber una taza de café. No podía compartirle mis observaciones. Le dije, “tenías razón. Todo lo relacionado con la meditación es completamente inútil. Es simplemente una táctica de mercadeo.” De repente Emilio se quedó en silencio.

“Sabes,” finalmente dijo, “ahora pienso lo contrario.” Casi me ahogué al beber mi café.

“Lo que pasa” continuó diciendo, “es que una gran parte del mercado de bienestar es con fines de lucro y es parte del sistema capitalista, pero hay excepciones. Realmente hay lugares cuyo objetivo es de ayudarte. Los diamantes están en bruto por así decirlo. Sólo es una cuestión de encontrarlos.”

Emily continuó hablando de cómo a pesar de que la meditación y la conciencia plena estaban siendo comercializadas, todavía era posible para nosotros como individuos de beneficiarnos personal y espiritualmente de estos productos. Esto fue lo que ella misma experimentó una vez que lo intentó.

En vista de mis investigaciones, me pareció difícil de creerlo aunque también me pareció chistoso que en el transcurso de unos cuantos años ella y yo habíamos completamente cambiado de posición. Yo me había convertido en la escéptica mientras que ella se había convertido en…¿la ingenua? ¿Optimista? Lo que sea que fuera, la situación me divertía. Así que decidí escuchar.

La meditación y la conciencia plena como una guía, no una solución

Según lo que Emily me había dicho, habían aplicaciones, libros y programas de meditación que en realidad trataban de ayudar a las personas. Una de las aplicaciones que ella había mencionado era Meditopia.

Emily me dijo que me Meditopia era diferente porque su objetivo no era de actuar como un método contra el estrés o para instantáneamente aliviar el dolor. No trataba de fingir que después de una sola meditación todos tus problemas estarían resueltos. De hecho, Emily mencionó que esta aplicación la había desafiado y empujado a ser paciente con el proceso. La ayudó a llegar a la raíz de su ansiedad, su estrés y sus sentimientos de auto duda. Después de meses de práctica, lentamente empezó a descubrir la raíz de sus emociones, acciones y comportamiento —Lentamente empezó a sentir pequeños cambios en la manera en cómo vivía y miraba las cosas. En vez de las curitas que muchos productos ofrecían, ella sintió que estaba progresando de manera sostenible.

“Realmente me ha ayudado,” Emily me dijo. “Es como tener mi propio terapeuta personal para hacer el trabajo mental y emocional frecuentemente.”

Intenta la meditación

Una vez más Emily se había metido en mi cabeza. Mi escepticismo persistió por un par de días, pero tenía curiosidad. Esa vocecita en mi cabeza, la que me había hecho sentir culpable por no continuar con la meditación cuando se puso un poco difícil siguió preguntando: “¿Y si tiene razón?” También me seguí preguntando si era útil condenar cualquier aplicación, libro, guía o producto cuyo objetivo era ayudar en el tema del bienestar mental. Me di cuenta que rechazar todo lo que fuera comercializado era una situación problemática. ¿Qué más en mi vida estaba dispuesta a comprar que fuera beneficioso para mi? Empecé a mirar todo lo que tenía en mi vida y me pregunté si era un poco hipócrita de mi parte de usar tantos productos y servicios todos los días y rechazar un producto basado en la meditación simplemente a causa de su intención inicial.

Quizá estaba sobre generalizando y olvidándome de lo que la meditación podía hacer por las personas si se compartiera en gran escala

Y fue así como, una vez más, puse mis prejuicios al lado y de nuevo intenté la meditación. Para ser honesta, cuando descargué la aplicación, figurativamente se me pusieron los ojos en blanco al ver como algo que se suponía que tenía que ser tan espiritual y personal podía ser puesto en botones de descarga y llamados de acción.

¿Puede una aplicación de meditación cambiar tu vida?

Cuando empecé mi primera meditación, naturalmente me sentía incómoda e inquieta. Una de las primeras cosas que mi guía me dijo fue que esto era completamente normal. Escucharla hablar sobre cómo todo esto era normal y como se pondría más fácil con el tiempo me ayudó a calmar la mente y en un abrir y cerrar de ojos mi primera meditación se había terminado.

Una vez que había terminado con las meditaciones sobre cómo meditar, abrí una serie sobre la ansiedad. Una parte de mí quería probarle a Emily que no tenía razón. Pensé que tal vez sería el mismo discurso de “toma unas cuantas respiraciones y cálmate” que generalmente escuchas. Este no fue el caso. Las meditaciones en esta serie tenían como objetivo específico descubrir las causas subyacentes de mi estrés. No se me estaba recetando soluciones específicas, sino, la solución estaba dentro de mí, y estas meditaciones simplemente me estaban guiando hacia una mejor comprensión de lo que me detonaba, de mis emociones y mi comportamiento.

Siempre he culpado mi energía nerviosa a mi trabajo. Cada día al mirar mi lista de quehaceres, sentía como la ansiedad empezaba a subir desde el pecho hacia la garganta. Algunos días sentía que sólo estaba tomando respiraciones cortas y superficiales todo el día. Sin embargo, las meditaciones en esta serie me motivaron a pensar sobre porque estaba tan ansiosa. Después de todo, muchas personas tienen vidas de trabajo ocupadas y no están tan estresadas es como yo.

Con el tiempo me di cuenta que mi ansiedad en cuanto a mi trabajo surgía debido al miedo de fracasar. Tenía tanto miedo de fracasar y defraudar a mis jefes, a mis colegas y a mí misma que trataba de apurarme con mi trabajo y no podía respirar hasta que estuviera hecho. Tomar conciencia de este miedo me ayudó a trabajar sobre el. El cambio no pasó de la noche a la mañana por supuesto; fue y todavía es un proceso gradual. De vez en cuando, todavía tengo el impulso de entrar en modo de pánico en el trabajo, aunque ahora que sé que es lo que lo causa, tengo una forma de abordarlo y de calmarme.

Es interesante de echarle un vistazo al pasado y mirar como mi posición sobre la meditación cambió en el transcurso de los años, y estoy contenta que he hecho esta transición para enfocarme en el valor y el objetivo de la meditación, en vez del medio.

Sé que esto es un tema controversial y le doy la bienvenida a tus pensamientos y tus perspectivas. Ciertamente he ido de un lado a otro y puedo comprender la vacilación que muchas personas tienen al tratar de transformarse emocional y espiritualmente usando una aplicación en un teléfono inteligente.

Espero leer tus comentarios e ideas sobre este tema en la sección de comentarios abajo.

Deja un comentario