Conoce tu cronotipo y duerme mejor

¿Te gusta despertarte temprano o prefieres dormir hasta tarde? Esta pregunta que no parece ser tan importante es de hecho fundamental. Ser una persona madrugadora o amante de la noche cambia la manera en que desempeñamos nuestras actividades diarias y nuestra calidad de sueño. ¡Juntos descubramos lo que es un cronotipo, cómo lo podemos determinar y cómo ajustar tu horario diario para disfrutar más de tus días y finalmente dormir como bebé!

¿Qué es un cronotipo?

Dicho sencillamente, tu cronotipo es lo que describe tu capacidad de ser activo y productivo ya sea en la mañana, en la tarde o en la noche. Son los rasgos biológicos que te hacen decir “no soy una persona madrugadora” si es tu caso. Pero esta no es la única información que nuestro cronotipo contiene. También nos habla de nuestra hora ideal para despertarnos y acostarnos, de nuestro apetito en horas diferentes del día, de la hora ideal para trabajar y tener una cantidad máxima de concentración y mucho más. De alguna manera es nuestro reloj personal interno.

Nuestro cronotipo no está determinado solamente por nuestra constitución biológica sino que también por factores genéticos, psicológicos y ambientales. Esto significa que nuestro estilo de vida tiene un impacto en nuestro cronotipo aunque sí permanece bastante estable a lo largo de nuestras vidas. Pero claro que puede evolucionar con el tiempo: muchas personas tienden a despertarse más temprano cuando comienzan a envejecer. Sin embargo, esta evolución es bastante gradual y nuestro cronotipo no cambia de manera radical. Obviamente es mejor tratar de organizar nuestras vidas alrededor de nuestro cronotipo en vez de sufrir a causa de el. Si te cuesta dormir, te aconsejo que investigues más ya que esta podría ser la herramienta que necesitas para ajustar tu rutina diaria y dormir mejor.

Michael Breus, psicólogo clínico estadounidense conocido en los Estados Unidos como “el doctor del sueño”, se especializa en cronobiología, o sea, el estudio del ritmo biológico de organismos. Después de haber hecho investigaciones avanzadas, ha elaborado un cuestionario que nos permite determinar nuestro propio cronotipo.

Ser una persona madrugadora o una persona amante de la noche | Aprendiendo sobre nosotros mismos

Al parecer no es un cuento: algunos de nosotros somos personas madrugadoras y otras son amantes de la noche. Algunos de nosotros nos adaptamos más fácilmente y nuestro cronotipo no es tan blanco y negro pero todavía poseemos algunos rasgos que determinan lo que es mejor para nosotros para sentirnos bien durante el día. De cualquier forma, conocer tu cronotipo te permite conocerte mejor y también disipa el mito del antiguo proverbio alemán que dice que “la madrugada tiene oro en su boca.” Tengo que admitir que esta oración es frustrante para personas, como yo, que no les gusta despertarse al alba. Para ser completamente honesta, cuando abro los ojos en la madrugada, mi primer pensamiento es que no hay suficiente oro en el mundo que me haga levantarme. Pero hablando seriamente, conocer nuestro ritmo biológico nos da el poder de ser eficaces precisamente al momento cuando es más fácil para nosotros. Esto nos ayuda a comprender que la productividad no es solamente cuestión de voluntad o de motivación sino que también depende de nuestro reloj interno lo cual es totalmente diferente de una persona a otra.

Nuestro cronotipo confirma una vez más que todos somos diferentes. Aun si hay categorías amplias de cronotipos, Dr. Breus clasifica 4 cronotipos bajo el nombre de animales para ayudarnos a averiguar con cuál mamífero nos relacionamos más – algunas personas con el mismo cronotipo obviamente no son exactamente iguales. Si después de tomar la prueba te das cuenta que eres una persona madrugadora (león de acuerdo al Dr. Breus) es totalmente posible que estés acostumbrado a levantarte más tarde de lo que los psicólogos sugieren pero que a la vez puedas relacionarte con la descripción del león. Estas categorías existen solamente para ayudarnos a comprendernos mejor y tratar de ajustar nuestro horario diario para coincidir con nuestro reloj interno.

Respeta tu propio ritmo biológico

Nuestras obligaciones diarias con frecuencia nos fuerzan a actuar de manera opuesta a lo que nuestra naturaleza biológica requiere. Si una parte de la población (aproximadamente 15 a 20%) es madrugadora, los demás tienen dificultad a enfrentarse ante lo que se espera de ellos durante las primeras horas del día. Por suerte hay formas para compensar la brecha entre lo que nuestros cuerpos necesitan y lo que nuestra vida diaria requiere. Aquí hay algunas de las razones por las cuales es importante respetar tu propio ritmo biológico:

  • ¡Para dormir mejor! Al tomar nota de tu cronotipo puedes actuar de maneras que te permiten dormir mejor. Si eres una de esas personas a quienes se les dificulta dormir, encontrarás muchos consejos útiles basados en tu cronotipo a la hora de tomar la prueba al final de este artículo.
  • Para trabajar más eficazmente por supuesto. Es evidente que cuando sabemos si somos madrugadores o amantes de la noche es más fácil decidir en qué horas del día nuestro cerebro puede ser más productivo. Para las personas que no pueden cambiar sus horas laborales, es posible ajustar el tiempo en que ciertas tareas pueden ser completadas. Para aquellos que no se sienten realmente productivos hasta las 3 ó 4 de la tarde (¡porque si hay una categoría para nosotros también!), podría ser más beneficioso trabajar en tareas fáciles en la mañana y hacer las tareas que requieren más concentración en la tarde.
  • Para comer más saludablemente. En este tema tampoco tenemos el mismo ritmo. A algunas personas no les da hambre tan pronto como se despiertan y no hay nada malo con eso. Necesitamos aprender a escuchar las necesidades de nuestro cuerpo a diferentes horas del día.

Ahora comprendes que conocer tu cronotipo se trata de aprender a encontrar equilibrio al escuchar tu propio reloj interno. Es hora que descubras tu cronotipo al tomar la prueba del Dr. Breus. Haz clic aquí y regresa para contarnos los resultados: ¿Entonces? ¿Cuál mamífero eres?

Deja un comentario