Entendiendo tu propósito

¿Por qué necesitamos averiguar nuestro propósito?

Friedrich Nietzsche una vez dijo “Quien tiene un porqué, encuentra un cómo.” Ya sea que estés de acuerdo con la filosofía de Nietzsche o no, este es un punto que ha sido ampliamente reconocido y aceptado con el tiempo. Este “porqué” al que se refiere es nuestro propósito de vida–la fuerza interna motivante que nos guía y nos permite navegar los altibajos de la vida y mantener el rumbo. Contribuye a nuestro sentido de significado y para muchos, es una razón para vivir.

A lo largo de los años muchos estudios han mostrado que tener un propósito de vida o un “porqué” mejora considerablemente la salud física y mental de un individuo. Potencialmente disminuye los niveles de estrés, mejora los mecanismos de defensa y promueve elecciones de vida más saludables. De hecho, un estudio en curso de 7000 personas con más de 50 años mostró que, estadísticamente, las personas son propensas a tener mejor salud corporal y mental y vivir más tiempo cuando tienen un sentido claro de propósito individual. En otro estudio más reciente, pacientes con artritis a punto de hacerse un procedimiento quirúrgico para reemplazar la rodilla, de igual manera, mostraron mejores estrategias de afrontamiento y recuperamiento cuando estaban conectados a su propósito.

Pongamos los estudios al lado por un momento y consideremos un ejemplo más básico. Imagina que tienes un propósito importante. Quieres construir tu propia compañía o vivir tu vida con la persona que amas o poder cuidar de tus padres que envejecen. Ya que tienes una razón a largo plazo, eres más propenso a tomar conciencia de tu salud. Por ejemplo, si vas donde el doctor y te dice que tus niveles de colesterol o azúcar están demasiado elevados, probablemente empezarás a comer más saludable y empezarás a ejercitarte. Tener un propósito te da una razón importante para pensar sobre tu futuro a largo plazo. La lógica es simple: lo que quieras alcanzar te servirá como motivación para hacer elecciones más saludables en tu vida.

Entonces, ¿cómo puedo averiguar mi propósito?

Algunas personas viven en aras de un gran amor. Algunos encuentran propósito en el trabajo que hacen, y otros encuentran su propósito en vivir una vida simple y libre de estrés lejos del ruido constante de la ciudad. Ya que todos somos únicos, existen tantas razones para vivir así como hay tantas personas en el mundo. Cada uno tiene sus propias necesidades, deseos, ambiciones y objetivos. Entonces, si es importante tener un propósito para nuestra longevidad y mejorar nuestro bienestar, ¿cómo podemos descubrirlo? ¿Cómo puedes averiguar cuál es tu propósito?

Algunas personas tienen suerte de descubrir su propósito temprano en la vida. Para otros, toma más tiempo. Alguien podría averiguar su propósito en la universidad, otra persona podría hacerlo cuando está en sus 30 y tal vez otra persona lo podría descubrir después de jubilarse. Cada persona descubre su propósito a su propio paso, en su propio tiempo. Si todavía no has averiguado el tuyo, ten por seguro que no eres el único. Toma una respiración profunda y acuérdate que aunque todavía no te has conectado a tu propósito, estás en el proceso de averiguarlo. Siempre y cuando te sigas haciendo la pregunta, eventualmente te acercarás a la respuesta.

Mientras tanto, aquí hay algunas preguntas que invitan a la reflexión para poder descubrir tu propósito:

·    ¿Qué es lo que te inspira y te anima?

La palabra inspirar viene del latín “inspirare” que significa “tomar aire hacia adentro, causar o sugerir una idea.” ¿Cuáles son algunas de las cosas que te hacen sentir como si la vida te estuviera llenando de aire e ideas? ¿Qué te da energía y te hace sentir verdaderamente con vida? Mientras consideras esta pregunta, empieza a escribir todas las respuestas que te pasen por la mente, sin importar cuán grandes o pequeñas sean. Lo único que importa es cómo te sientes al hacer el ejercicio. 

·   ¿Cuáles son tus habilidades y tu fuerza interior? ¿A qué le añades mayor valor?

Básicamente, ¿qué tipo de problemas sabes resolver? ¿Qué es lo que puedes hacer muy bien? ¿En qué áreas te sientes como colaborador o colaboradora valioso/a? ¿Qué tipo de campo te sientes capaz de manejar? Empieza a hacer una lista de estas habilidades y fuerzas. Lo más probable es que descubras fuerzas que has dado por sentado y que como resultado no notaste.

·   ¿Cómo puedes combinar tu fuerza interior y tus habilidades con las cosas que te inspiran y que te animan?

Ahora llegamos a la esencia del debate. Has escrito dos listas muy importantes: una lista de las cosas que te inspiran y una lista de tus fuerzas y tus habilidades. Pon estas listas lado a lado y averigua si puedes encontrar una manera de combinarlas. De ser posible, ¿qué fuerza e inspiración puedes unir? ¿Cómo puedes hacer la conexión entre las dos? Ten paciencia con este proceso. Como se dijo antes, averiguar tu propósito toma tiempo y preguntas. Al inicio es normal no ver las cosas claramente, por ejemplo, no ver la conexión entre algo en lo que eres bueno, tal como redactar, y ser voluntario en un refugio local. Cuanto más medites sobre tus fuerzas e inspiraciones, más podrás descubrir maneras de fusionar las dos. Cuanto más descubras, más podrás experimentar.

·   ¿Realmente lo disfrutaré? ¿Cómo sabré que he aterrizado en mi propósito?

Es posible que ya hayas reflexionado lo suficiente y hayas encontrado una nueva manera de combinar algunas de tus fuerzas con algunas de tus inspiraciones. Como ya se indicó en el ejemplo anterior, digamos que has estado pensando sobre cómo puedes combinar tus habilidades de redacción con una actividad que realmente te inspira, tal como ofrecerte de voluntario en un refugio local. Has decidido que escribir anuncios promocionales y usar las redes sociales para promover la adopción de animales es la combinación perfecta. ¿Cómo sabes si este es tu propósito, parcial o total? 

      La respuesta a esta pregunta es más simple de lo que piensas: no puedes saberlo si no lo intentas. Si tienes una idea que te permitirá fusionar tus habilidades con tus inspiraciones, entonces corre el riesgo y averigua cómo se siente. En el peor caso, habrás intentado algo nuevo y emocionante que podrías disfrutar. En el mejor caso, habrás dado un paso importante para descubrir una parte de tu propósito de vida.

·   ¿Cómo quieres medir tu vida?

      En este punto, hay una última pregunta importante que tienes que hacerte: ¿Cómo quieres medir tu vida? Algunas personas miden su vida según la cantidad de dinero que han adquirido. Otros la miden según la cantidad de vidas que han tocado e influenciado. Otros la miden según los recuerdos felices que tienen con sus seres queridos y cuánta alegría han podido darles. Así como nuestro propósito, cada persona tiene una manera diferente de medir su vida. Entender cómo quieres medir tu vida te ayudará a encontrar un punto de conexión entre tus inspiraciones y tus habilidades y te ayudará a moverte hacia tu propósito de vida. 

Traducido por: Ruth Obando

Deja un comentario