3 Formas de Practicar Gratitud en Tus Relaciones

Traducido por: Ruth Obando

Las relaciones que tenemos con nuestros seres queridos determinan tantos otros aspectos en nuestras vidas. En algunas culturas alrededor del mundo, los vínculos entre la familia, los amigos y la comunidad son vistos como una de las partes más valiosas de la vida de un individuo. Fomentar y alimentar esas relaciones es visto como una parte esencial para vivir una vida plena, satisfactoria y feliz.

Una relación en particular tiene un impacto significativo y duradero en nuestra felicidad y paz mental— nuestra pareja romántica. Piensa sobre una época en la cual tú y tu pareja estaban teniendo problemas. Probablemente consumió mucho de tu energía y te dejó exhausto, triste y herido. Este es un sentimiento que a muchos de nosotros nos es conocido. Muy seguido esta persona que te importa tanto puede parecer como un enemigo distante, alguien que no reconoces, alguien a quien no le importa ni tú ni tus sentimientos. Durante este periodo, la turbulencia interna nos puede enfermar. Nos sentimos distraídos, nuestras emociones son intensas y nos hace falta claridad.

Por eso es importante darnos tiempo para considerar cómo podemos participar en crear una dinámica saludable, amorosa, bondadosa y mutuamente respetuosa con nuestras parejas. Tal vez pareciera mucho tiempo y esfuerzo a invertir frecuentemente, pero es definitivamente menos esfuerzo y dolor que reparar una relación rota y tóxica.

Aquí hablaremos sobre tres maneras para ser más conscientes, estar presentes y ser activos al fomentar una relación que sea amorosa, tierna y satisfactoria. Pero antes de empezar, acordémonos sobre la definición de la gratitud. La gratitud es definida como la cualidad de sentirse agradecido, ser bondadoso y estar listo para mostrar aprecio a otra persona. Entonces, ¿cómo mostramos esta bondad y este aprecio a nuestra pareja?

Practicando Gratitud con Claridad

En el libro de Brené Brown Dare to Lead (Atrévete y crece como líder), un punto de partida me llamó la atención por ser esencial para empezar y mantener una relación basada en confianza, respeto y responsabilidad. En este libro, Brown dijo, “ser claro es bondadoso. Ser ambiguo es ser poco compasivo.” Luego ella explicó cómo ser claros sobre nuestros deseos, expectativas, objetivos, deseos y sentimientos, ya fuera con amigos, alguien de la familia una pareja romántica, es lo más bondadoso y respetuoso que puedas hacer por ellos. Por otra parte, esconder nuestras expectativas, no expresar claramente lo que queremos o necesitamos o esconder lo que estamos sintiendo es poco compasivo hacia la persona con quien estamos interactuando.

Consideremos como esto se desarrolla en nuestra relaciones románticas. Piensa sobre cuando recién conociste a alguien en quien estás interesado románticamente. No tienes ni idea de cuáles son sus expectativas, o cuáles son sus planes o pensamientos sobre ti. No sabes sobre sus experiencias románticas pasadas, ni lo que considera como una relación saludable o qué tipo de valores y características busca en su posible pareja. No sabes si sueña con vivir en un yate o en una pequeña cabaña en las montañas; no sabes si no quiere hijos o si quiere 10. A pesar de todas estas preguntas, frecuentemente no las hacemos. Tenemos miedo de que parezca desesperado, urgente o extraño; tenemos miedo de ahuyentar a la persona.

Las semanas y los meses pasan y todavía no estás seguro de cuáles son sus expectativas de la vida y de ti. Sientes ansiedad, estrés y desesperación tratando de descifrar las palabras y las acciones de tu pareja, deseando que las suposiciones e historia que has creado sean correctas. Esto es simplemente una pérdida de energía exhausta y frustrante.

Es posible que en relaciones a largo plazo todavía no estemos claros de las necesidades y las expectativas de nuestras parejas. Imagínate lo que sería casarse con alguien sin hablar sobre qué tipo de vida quieres vivir al lado de esta persona.

Toda esta energía usada para preguntarse, estresarse y reflexionar sobre preguntas sin respuestas, es precisamente lo que ser ambiguo y ser poco compasivo. Esto se aplica a ti y a tu pareja. Ninguno de ustedes puede leerle la mente al otro o entender los sueños, objetivos, preocupaciones y planes sin comunicarlos claramente. Es bondadoso compartir tus expectativas, deseos, objetivos y necesidades con tu pareja. De hecho, hasta quieras compartir más de lo normal. Esto significa hablar de hasta los detalles más minúsculos sobre lo que quieres en tu vida. Esto podría incluir cómo se dividen las labores de la casa, cómo se manejará el dinero, que objetivos profesionales tienen para el futuro, si esperas que tu pareja sea quien gane el dinero, o si quieres vivir en una ciudad o en un pueblo rural.

Cabe recalcar que solamente porque eres claro, no significa que tendrás todo lo que quieres. Al contrario, tomará mucho compromiso y conversaciones para llegar a un acuerdo sobre la vida que ustedes dos quieren vivir. No obstante, al ser claro con tu pareja e invitarle a hacer lo mismo, ambos tendrán un mejor entendimiento del tipo de vida que pueden crear juntos.

Practicar Gratitud al saber Los Lenguajes del Amor de Tu Pareja

Otro método para expresar amor y gratitud a tu pareja es a través de lo que el Dr. Gary Chapman llama en su libro “Los 5 Lenguajes del Amor.” En este libro, Chapman, autor, orador y consejero en relaciones, nos recuerda que estar en una relación en la cual el amor incondicional, el respeto y la consideración prosperan, nos hace un llamado para expresar nuestro amor de una forma que sea recibida mejor por nuestra pareja. Él nos dice que cada uno de nosotros tenemos una preferencia para recibir amor, por ejemplo: con regalos, pasando tiempo de calidad, palabras de afirmación, actos de servicio y tacto físico. Cuando conoces las preferencias de tu pareja y expresas tu amor de esa forma específica, es más probable que tu pareja note y entienda la profundidad de tus sentimientos y consideración hacia él o ella. Chapman llama a este proceso “llenar tu tanque de amor.”

De la misma forma, si muestras amor de una forma que tu pareja no lo percibe como amor, corres el riesgo de que tu pareja no se sienta cuidada, satisfecha o apreciada, quedándose así con un “tanque de amor vacío.” Si tú y tu pareja tienen curiosidad de saber sobre el lenguaje del amor del otro, puedes completar esta evaluación para ayudarte a determinar de qué mejor forma recibes amor. La meditación también es otra forma para identificar las cosas que tu pareja hace y que significan mucho para ti. A través de ejercicios de visualización, podrás aprender sobre todas estas pequeñas acciones que tu pareja toma y que tal vez reflejan su propio lenguaje del amor o que satisfacen el tuyo.

Aquí hay un ejemplo que puedes considerar: digamos que mi lenguaje del amor primario sea a través de actos de servicio y tiempo de calidad, y el de mi pareja fuera regalos y palabras de afirmación. Si trato de demostrarle mi amor al ayudarlo con una tarea o un proyecto del trabajo, lavarle el carro o hacer un picnic juntos, si, por seguro que lo disfrutará, pero tal vez no se le pase por la mente que estoy haciendo estas cosas para mostrarle mi amor. Por otra parte, si estoy consciente de su lenguaje del amor y lo sorprendo con un regalo significativo de vez en cuando, o consistentemente le dejo saber cuáles son mis sentimientos por él y lo que aprecio de él, ¡su tanque de amor estaría desbordando!

Muchas veces estar en una relación significa poner tus preferencias de lado y reconocer que hacer feliz a tu pareja, hacerla sentir amada, segura, apreciada y respetada no es sobre ti ni cómo percibes el amor. Entonces en vez de preguntar lo que puedes obtener de tu pareja, cambia tu mentalidad para pensar sobre cómo puedes contribuir positivamente en su vida. Hasta puedes empezar a preguntarle una vez por semana que es lo que haría su vida mejor o más fácil esa semana, y después hacerlo. Una vez que empieces a hacer el esfuerzo para aprender y hablar el lenguaje del amor de tu pareja, reavivarás un pozo más profundo de amor y conexión que nunca habrías esperado.

Permanecer Presente y Aceptar a tu Pareja

A veces las respuestas a los problemas más grandes de nuestra relación están enfrente de nosotros. Piénsalo por un momento, tal vez tu pareja tiene el hábito de mirarse con sus amigos unas cuantas veces al mes o de recibir regalos significativos por parte de sus eres queridos. Al permanecer presentes y observar las acciones diarias de nuestra pareja, podemos comprender mucho sobre lo que ellos consideran como expresiones de amor. Además, entre más presentes estemos cuando estemos con nuestras parejas, más empezaremos a reconocer todas las pequeñas acciones que toman para hacer nuestras vidas y las vidas de los demás mejor y más fácil. Por consecuencia, entre más abramos los ojos a estos atributos, la gratitud y el aprecio que sentimos por nuestra pareja crecerá más, y con eso, también nuestra voluntad para hacer nuestra parte en mostrar nuestro amor.

Otro componente que se nos olvida fácilmente de nuestras parejas es aceptarlas tales como son en el momento. Con frecuencia, resistimos y luchamos contra ciertas características y hábitos de nuestras parejas porque tenemos una expectativa de cómo deberían de ser o como quisiéramos que fueran. Esto, lo cual está en contraste directo sobre las lecciones que mencionamos anteriormente en cuanto a la claridad y los lenguajes del amor, crea una tensión continua entre nuestra pareja y nosotros. La aceptación nos pide que voluntariamente recibamos y demos la bienvenida a las experiencias, las características, los recuerdos, los atributos y lo más importante— las fallas de nuestra pareja. Así como tú tienes una personalidad compuesta de recuerdos y experiencias, es lo mismo para tu pareja. Así como hay ciertos hábitos y ciertas características de tu pareja que quisieras que fueran diferentes, así tienes hábitos que tu pareja quisiera que pudiera cambiar. Y así como has evolucionado y cambiado con el tiempo, también lo ha hecho tu pareja. La manifestación máxima de gratitud y amor es la aceptación, para ti y para tu pareja.

Ciertamente, puede ser una lucha diaria de no arremeter contra tu pareja y de tratar de no corregir y “entrenarla.” Créeme, siendo una controladora compulsiva autoproclamada, han habido muchas veces cuando he tenido que cerrar la boca antes de criticar la forma en que mi pareja hace algo. Sin embargo, cuando tomo una pausa y veo desde una perspectiva más amplia, el valor, la influencia positiva y el apoyo que mi pareja me ofrece superan cualquiera de estas fallas. Las meditaciones de Meditopia sobre las relaciones de hecho me ayudaron a silenciar esas voces críticas de mi pareja. Por siete días aprendí a cómo quitar mi atención de lo que quería cambiar de los hábitos de mi pareja y llevarla a enfocarme en la alegría inmensa, el apoyo y el amor que siento por él. Como lo dije, no es una cura que pasa de la noche a la mañana, pero me ha ayudado a dar pasos para reentrenar a mi mente para abordar nuestra relación.

La Gratitud requiere Práctica, pero La Salud de tu Relación Vale La Pena.

Hemos hablado sobre métodos útiles para reavivar o mantener una dinámica mutua y satisfactoria con tu pareja. Así como damos pequeños pasos cada día para mantener nuestra salud, nuestra apariencia y nuestra vida personal, también debemos reconocer que nuestra relación es una parte de nuestra vida que tiene un impacto enorme en nosotros y requiere debida atención y consideración. No tiene que ser una perturbación repentina en tu horario de a diario. El propósito de la serie de meditaciones sobre las relaciones es para darte a ti y a tu pareja un periodo corto de tiempo, no más de 20 minutos, para tomar una pausa, verificar el estado de tu relación, y considerar maneras para alimentar el amor mutuo, el respeto y el apoyo que ambos se tienen.

Como siempre, nos gustaría escuchar tus comentarios abajo. ¿Qué te ayuda a ti y a tu pareja a mantener una dinámica saludable? ¿Tú y tu pareja tienen lenguajes diferentes de amor? Empezando desde hoy, ¿qué es una cosa que puedes hacer para hacer la vida de tu pareja más fácil y mejor?

Para probar la serie de meditación sobre relaciones de Meditopia, haz clic aquí.

Deja un comentario