Cinco actividades de atención plena para hacer en casa con tus hijos

Pasar tiempo en casa con niños o adolescentes puede ser complicado, especialmente cuando se aburren. ¡En este artículo compartiremos cinco actividades de consciencia plena fáciles y divertidas que se pueden realizar en casa!

1. Automasaje

masaje

La práctica de la atención plena es, en primer lugar, un ejercicio de reconexión con el cuerpo en el momento presente. Esta reconexión tiene lugar tanto a través de la respiración consciente, como a través del tacto.

El automasaje es una excelente actividad de atención plena, también conocida como mindfulness, para reconectar contigo mismo en un ambiente tranquilo. Para esta actividad, sugiere a tu hijo que comience sentándose en silencio y que frote las palmas de las manos hasta que sienta el calor en ellas.

Luego, invítalo a tomar entre sus manos uno de sus pies para masajearlo, pídele que siga sus sentimientos. ¿En qué parte del pie se siente bien el masaje? ¿Dónde siente cosquillas? ¿Le duelen los pies? Después de unos minutos, pídele que haga lo mismo con el otro pie.

Después del masaje de ambos pies, sugiérele que continúe con el masaje subiendo desde los pies hacia la cabeza siguiendo el mismo proceso: puede masajear sus pantorrillas, muslos, estómago, brazos, hombros e incluso la cara.

Si puedes, dale el ejemplo a tu hijo y muéstrale cómo hacerlo: realizar el masaje juntos es una gran idea y puede ayudar a que se sienta acompañado compartiendo su actividad.

Finalmente, recuérdale que debe realizar el masaje lentamente y respirando profundamente durante toda la actividad.

2. Juego de Observación

Juego

Pasar mucho tiempo en casa puede resultar complicado para los niños y los adolescentes que tienden a repetir una y otra vez: “¡Estoy aburridooooo!”

Para esos momentos, tus hijos disfrutarán de esta actividad de atención plena que puede ayudar a mantenerlos ocupados y al mismo tiempo anclarlos en el momento presente.

El juego de Observación es muy sencillo:

  1. Determinen juntos el espacio en donde se desarrollará el juego. Puede ser en una sola habitación o en la sala, por ejemplo, o en más de una habitación, e incluso en toda la casa.
  2. Elige una categoría de objetos que deben encontrar en los lugares que designaron. Ahora, siéntete libre de usar toda tu creatividad. Algunos ejemplos son: “Encuentra 10 objetos verdes”, “Encuentra cinco objetos que te hagan reír”, “Encuentra siete objetos que huelan bien”, entre otros.
  3. A continuación, define cuánto tiempo tendrá el niño o adolescente para encontrar estos objetos.
  4. Por último, determina qué deben hacer con los objetos que encuentren, por ejemplo, ponerlos todos juntos en una mesa y nombrarlos, o dibujarlos, o incluso pueden hacer mímica para convertirlo también en un juego de adivinanzas.
  5. ¡Diviértanse!
Únete a Meditopia gratis por 7 días
Únete a Meditopia gratis por 7 días!

3.  Pelota antiestrés

Cuando los niños y adolescentes están aburridos pueden desarrollar estrés y ansiedad. Esta actividad hará que se concentren en otra cosa con la ventaja de que crearán un objeto relajante y les será muy útil tenerlo a la mano: ¡una pelota desestresante!

Para esta actividad necesitarás lo siguiente:

  • Globos (un globo es suficiente para hacer una pelota antiestrés)
  • Harina, arroz, fécula de maíz o maicena 
  • Una botella vacía
  • Un embudo

Esta es la forma más sencilla de hacer una pelota antiestrés:

  1. Si tienes un embudo, colócalo dentro del cuello de la botella de plástico (si no, usa una cuchara pequeña).
  2. Vierte la harina, el arroz, la fécula de maíz o la maicena en la botella, ya sea a través del embudo o con la cucharita.
  3. Retira el embudo y estira la boca del globo alrededor del cuello de la botella.
  4. Voltea la botella boca abajo para que el contenido caiga dentro del globo.
  5. Asegúrate de no llenar demasiado el globo: una vez que se vea lleno, deja de vaciar el contenido de la botella.
  6. Haz un nudo en el globo. ¡Tu pelota antiestrés ya está lista!

Si tu hijo es muy pequeño y te preocupa que rompa la pelota, refuérzala poniéndola dentro de otro globo para hacerla más resistente.

Después de hacer la pelota, sugiere a tu hijo que dibuje sobre ella, tal vez haciéndole alguna cara chistosa o garabatos de sus cosas favoritas. ¡También podrían hacer varias pelotas más para regalar a familiares o amigos!

4. Crea una historia

niños

Tener que quedarse en casa puede ser especialmente complicado para los adolescentes. Para ayudarlos a sobrellevar mejor esos momentos en los que se sienten solos, ¿qué tal usar su propia imaginación?

Esta actividad de consciencia plena implica crear una historia basada en lo que ellos observan a su alrededor.

Para ayudarlos, puedes sugerirles un tema. Aquí hay algunos ejemplos:

  • Imagina tu vida en 10 años, partiendo de los objetos que más te gustan de tu habitación.
  • Imagina lo que haría este objeto si estuviera vivo.
  • Imagina cómo sería nuestra casa si pudieras redecorarla por completo, conservando ciertas cosas y ciertos muebles.

Para imaginar la historia, el niño o adolescente puede elegir el recurso que prefiera como por ejemplo, escribirla, pintarla, dibujarla, cantarla, grabarla, actuarla, o incluso haciendo mímica.

La idea aquí es que puedan expresarse de la manera que resulte más natural y divertida para ellos.

5. Manualidades relajantes

niños

Todos sabemos que estar cerca de la naturaleza puede ser muy relajante. Pero cuando estás en casa no siempre tienes la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza.

Afortunadamente, todo lo que necesitas es un poco de tierra, algunas semillas y una maceta para remediar eso y hacer algo de jardinería en casa. Esta actividad de consciencia plena es muy recomendable tanto para niños como para los adultos que deseen encontrar un momento de relajación. 

Plantar y cuidar semillas tiene muchos beneficios:

  1. Meter las manos en la tierra puede ser muy relajante, ya que te permite sentirte verdaderamente conectado con el momento presente.
  2. Haber plantado algo por ti mismo te da un sentido de responsabilidad: debes seguir cuidando tu planta con regularidad, cosa que los niños pequeños disfrutan de manera especial.
  3. Ver crecer una planta brinda una sensación de satisfacción. A los niños, a los adolescentes y a los adultos también, nos encanta decir: “¡Lo logré!”

De estas cinco actividades de atención plena que acabamos de compartir contigo y que puedes realizar en casa con tus hijos, ¿hay alguna que te haya inspirado? ¿Tienes alguna otra actividad para niños que te gustaría compartir con nosotros? ¡Cuéntanos tu experiencia en la sección de comentarios!

Traductora : Patricia Jiménez

Leave a Reply